You are here: HomeNoticiasReportajes EspecialesLa constitución de un banco del sistema en Guatemala

La constitución de un banco del sistema en Guatemala

Written by  José Pablo Coyoy Published in Reportajes Especiales Monday, 10 June 2013 07:44

La mayoría de ciudadanos los han utilizado en alguna ocasión.

 

Depósitos, retiros, pagos y diversidad de transacciones son algunas de las operaciones que se realizan en sus cajas. Ofrecen tarjetas de crédito, préstamos denominados “fáciles” o “convenientes”; sistemas de ahorro y, más recientemente, forman parte de un paquete mercadológico que ofrece a sus clientes descuentos a eventos masivos. 

 

Pero, se ha preguntado alguna vez ¿cómo se constituye un banco del sistema?, La Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) le detalla el procedimiento establecido por las autoridades.

 

Hasta 1874 no existían bancos en Guatemala. Fue a partir de ese año cuando se creó el Banco Nacional, capitalizándose con dinero de expropiaciones a la Iglesia. 

 

Posteriormente, para colaborar al desarrollo agrícola del país, de las importaciones y exportaciones, se empezaron a instituir estas entidades, principalmente para facilitar préstamos. “Antes cada uno emitía sus propios billetes y monedas, hasta que en la época del presidente Juan José Arévalo (1945-1951) se reguló un único ente emisor”, cuenta Miguel Álvarez, cronista de la ciudad.

 

Actualmente, bajo supervisión de la Superintendencia de Bancos (Sib) hay 18 entidades bancarias, reportándose Banco Azteca como el de más reciente constitución, en mayo de 2007. Aunque no existe un tiempo exacto para el establecimiento de un banco, considerando los plazos establecidos por la normativa del país, el proceso podría tardar entre uno y dos años.

 

De acuerdo al Manual de Procedimientos para la Constitución de Bancos Privados Nacionales o Sociedades Financieras Privadas, el proceso está dividido en seis etapas. 

 

“Para evaluar la información inicial presentada por los interesados, nosotros tenemos 30 días hábiles, podemos hacer requerimientos y después la ley establece hasta 6 meses para elevar el dictamen a la Junta Monetaria”, explica José Alfredo Saravia, inspector de la Intendencia de Estudios y Tecnología del Departamento de Estudios de la SIB.

 

Primera etapa: solicitud

El artículo 2 del Reglamento para la Constitución de Bancos Privados y el Establecimiento de Sucursales de Bancos Extranjeros prevé que la solicitud presentada por los interesados contenga información general de organizadores, socios fundadores, del representante legal y principalmente un estudio de factibilidad. 

 

“Debe ser elaborado por un economista y por un contador público y auditor, colegiados activos. No son aceptados si trabajan en el Banco de Guatemala, en la SIB ni en la Junta Monetaria”, apunta Saravia.

 

“La idea de presentar el estudio es demostrar que hay mercado, cómo será su junta directiva y quiénes serán. Ellos deben tener conocimiento bancario y no haber sido sujetos de algún juicio penal, así como llenar requisitos tecnológicos”, acota Guillermo Díaz, coordinador de economía del área de posgrados de la Universidad Rafael Landívar.

 

Dicho estudio contiene información económico-financiera, así como un proyecto de la escritura pública. Los requisitos formales varían para personas individuales y personas jurídicas, sin embargo, algunos de los impedimentos para quienes formen la junta directiva son: ser menores de edad, estar quebrados o insolventes (mientras no hubieren sido rehabilitados), ser deudores reconocidamente morosos, haber sido condenados por quiebra culpable o por delitos que impliquen falta de probidad.

 

El procedimiento implica supervisión de las instalaciones físicas del nuevo banco. “Verificamos aspectos como que tengan una adecuada bóveda, temas de seguridad en cuanto a software y hardware”, explica el inspector.

 

Segunda etapa: divulgación pública

 

Si la solicitud, información y documentación cumplen con los requisitos que la ley establece, la SIB ordena la publicación del proceso en el Diario Oficial y en otro de mayor circulación, a fin de descartar posibles afectados, derivado de la creación de la nueva entidad bancaria.

 

Tercera etapa: dictamen de la Sib y autorización de la JM

La Sib, a partir de ello, emite un dictamen con base en las investigaciones efectuadas contempladas en el artículo 7 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros, para que la Junta Monetaria (JM) sea la que finalmente determine la viabilidad de la solicitud. 

 

“Investigamos sobre el origen del capital inicial, si es bien habido o no. Es todo un equipo multidisciplinario porque vemos también los planes estratégicos, instalaciones, entre otras cosas”, dice el inspector.

 

Saravia señala que los requisitos que se verifican también son “solvencia económica y honorabilidad de los socios, que las estructuras de la corporación a juicio de la Sib no expongan a la futura entidad a riesgos significativos”.

 

Cuarta etapa: constitución

En caso de haber obtenido la autorización de constitución que otorga la JM, se espera para que la sociedad abra una cuenta de depósitos monetarios en el Banguat con un capital inicial de US $13 millones (Q101.4 millones). Ello servirá como respaldo de las transacciones.

 

Posterior a ello, los interesados formalizan la constitución de la sociedad ante el Registro Mercantil para efectuar su inscripción definitiva.

 

Quinta etapa: aviso de inicio de operaciones

El artículo 13 del reglamento establece que cuando el nuevo banco esté en condiciones de iniciar operaciones, lo debe comunicar a la Sib como mínimo un mes antes de la fecha prevista, dentro de los seis meses plazo que la ley establece. Dicho período puede ser prorrogado a solicitud.

 

La SIB hará un cotejo de que los requisitos establecidos y los pasos previos se hayan realizado correctamente. Se añadirá la supervisión de temas administrativos, como: procedimientos de control interno, manuales de puestos, políticas y control de riesgos, habilitación de libros contables, registro ante la Cámara de Compensación Bancaria, reglamento interno de trabajo aprobado por el Ministerio de Trabajo y Previsión Social y la inscripción ante el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

 

Sexta etapa: inicio de operaciones

Finalmente, la SIB, después de comprobar todos los requisitos anteriores, autorizará el inicio de operaciones y ordenará la inscripción de la nueva entidad bancaria.

 

Datos:

A la fecha, el banco más antiguo vigente es el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, cuya fecha de apertura fue el 6 de octubre de 1930.

 

En Guatemala hay 3 mil 307 agencias bancarias, destacándose el Banco de Desarrollo Rural, S.A., con mil 138. La mayoría de agencias están en la Ciudad de Guatemala con mil 360 y donde menos hay es en Baja Verapaz (39).

 

Hasta abril de 2013, el dato que la Sib reporta en activos bancarios totales es de Q201 mil 744 millones 563 (US$ 25 mil 864 millones 687).

 

De los 18 bancos, 17 son nacionales y uno (Citibank, N.A). extranjero.

Los préstamos efectuados a los bancos se destinan en su mayoría para la industria manufacturera, seguido por los que se utilizan para productos alimenticios, bebidas y tabaco y el comercio en general.

 

Después de la capital, donde se queda el 96.89 por ciento de los créditos, Alta Verapaz es el departamento que más recurre a entidades bancarias para el efecto con 0.74 por ciento.

 

Por diferentes motivos, todos hemos utilizado alguna de ellas. 

Read 4515 times

Caricaturas

car

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Secretaría de Comunicación de la Presidencia. Power by Dirección de Informática © | All rights reserved.

 

malware removal and website security